FÓSILES: EN BUSCA DEL ESLABÓN PERDIDO


NO MÁS ANCESTROS PRECÁMBRICOS PARA LOS FÓSILES CÁMBRICOS por Raúl Esperante (PhD, Paleontology, Geoscience Research Institute, Loma Linda, California)


 

De acuerdo con la teoría de la evolución, una súbita explosión de vida se produjo en los océanos de la Tierra hace 530 millones de años. Se trata de la radiación cámbrica, en la que los principales filos animales, la mayoría de los componentes del fitoplancton y otros microorganismos aparecen bruscamente en el registro fósil. ¿Cuál fue el origen de estos organismos? Según el modelo evolutivo tradicional, estos organismos proceden de organismos anteriores que existían antes del Cámbrico, es decir, en el Precámbrico. ¿Hay en las rocas precámbricas algún indicio de los antepasados de los organismos del Cámbrico? Echemos un vistazo a los fósiles precámbricos para ver si encontramos algo que pudieran ser ancestros potenciales.

Los fósiles precámbricos más abundantes son unos pequeños organismos marinos conocidos como acritarcos. Bajo el nombre de acritarcos se incluyen los restos de una amplia gama de organismos diferentes, desde sacos de huevos de pequeños metazoos hasta quistes quiescentes de distintos tipos de algas verdes (Chlorophyta). La naturaleza de los organismos asociados con los acritarcos no está clara, aunque probablemente están relacionados con algas marinas  unicelulares. Los acritarcos aparecen en rocas de todos los períodos geológicos, incluyendo rocas sedimentarias actuales, por lo que no encajan como posibles ancestros evolutivos de la compleja fauna del Cámbrico. Dentro del modelo bíblico podrían representar organismos enterrados y fosilizados antes del diluvio.

Otros fósiles precámbricos se han propuesto como antepasados potenciales de las formas más complejas del Cámbrico. El más notable es Vernanimalcula guizhouena, un fósil de entre 0,1 y 0,2 mm. de diámetro que algunos paleontólogos han interpretado como  el embrión del primer miembro conocido de los Bilateria, o animales con simetría bilateral. Sin embargo, la verdadera naturaleza e identidad de Vernanimalcula es incierta, y algunos palentológos afirman que se trata de formaciones minerales resultantes de la precipitación de fosfatos en el interior de objetos esféricos como los acritarcos. En un artículo de 2005 de la revista Scientific American, el paleontólogo David Bottjer elevó a Vernanimalcula a la categoría de “fósil animal más antiguo conocido con plan corporal bilateral”. Según Bottjer, la aparición de este fósil demuestra que la posterior explosión del Cámbrico no fue una “explosión” en absoluto, ya que los antepasados de la compleja fauna del Cámbrico ya estaban presentes en el Precámbrico.

El asunto  sin embargo no quedó ni mucho menos zanjado. La publicación de un nuevo  artículo sobre Vernanimalcula no solo ha cuestionado la posibilidad de que éste sea el ancestro de la fauna bilaterial del Cámbrico; ni siquiera está claro que se trate de un auténtico fósil. Bengtson y sus colegas sostienen que la interpretación de Vernanimalcula como el supuesto animal bilateral más antiguo “es una falacia”. Tras revisar los datos en los que dicha interpretación se basaba, llegaron a la conclusión  de que “las estructuras clave usadas para identificar al animal son producto de la mineralización y no representan los tejidos biológicos. Además, no es posible realizar una reconstrucción anatómica sobre la base de la evidencia disponible”. En otras palabras, lo que parece ser una estructura  orgánica fosilizada es en realidad un artefacto de precipitación mineral. Por lo tanto, estos autores afirman que “no hay datos suficientes para interpretar a Vernanimalcula como un animal, y mucho menos como un animal bilateral”.

¿Cuáles son las implicaciones de estos descubrimientos y de la posterior discusión que han provocado entre los expertos? En primer lugar, que el modelo evolutivo carece de explicación plausible para el origen de la vida y de los animales. Este modelo asume que la vida se originó por medio de procesos naturales y fue cambiando gradualmente con el tiempo, haciéndose cada vez más compleja y más diversa. Sin embargo, el registro fósil de los estratos del Cámbrico (cerca de la parte inferior de la columna geológica), muestra la aparición abrupta de múltiples formas de vida complejas. En otras palabras, la complejidad y la diversidad aparecen desde el principio, lo cual no encaja en el modelo evolutivo tradicional. En segundo lugar, el escenario evolutivo no explica por qué hay tal abundancia de formas de vida en las capas sedimentarias del Cámbrico, muy pocas en las capas inferiores, y ninguna forma de transición entre el Precámbrico y el Cámbrico. Una explicación para esta falta de “conexión” es que la supuesta evolución que dio lugar a los animales cámbricos a partir de ancestros precámbricos nunca ocurrió en realidad. Si las supuestas formas intermedias nunca existieron, esto explicaría su ausencia en el registro fósil.

Un modelo que implique sedimentación catastrófica podría explicar los patrones de diversidad fósil que encontramos en las rocas más antiguas. Algunos científicos que apoyan el modelo bíblico de Creación y Diluvio han sugerido que los fósiles del Cámbrico podrían representar a los animales que vivían en el fondo marino o cerca del fondo, y que fueron los primeros en ser enterrados al principio del diluvio universal. Otros han interpretado que las capas precámbricas, que contienen enigmáticos fósiles de bacterias y otros microorganismos, se depositaron en los océanos antediluvianos antes del comienzo de la inundación. Eso explicaría por qué hay tan pocos fósiles en los estratos precámbricos, y en cambio son mucho más abundantes y diversos en los estratos del Cámbrico.

 

Fuente del artículo: http://grisda.org/espanol/ciencia-de-los-origenes/ciencia-2010-2014-new/ciencia-de-los-origenes-numero-84-junio-2013/no-mas-ancestros-precambricos-para-los-fosiles-cambricos/

b

ARTÍCULOS RELACIONADOS


Los fósiles de las Galápagos

por Ronny Nalín (PhD, Earth Sciences, Geoscience Research Institute, Loma Linda, California)

Las islas Galápagos son un icónico destino para los biólogos, quienes reverencian su relación con Charles Darwin y el viaje del Beagle, y para los que resulta emocionante la posibilidad de ver clásicos ejemplos de especies endémicas como la tortuga gigante terrestre de las Galápagos. Sin embargo, en lo que se refiere a fósiles, la emoción se desvanece rápidamente. Los afloramientos volcánicos en el archipiélago de Galápagos no parecen proveer la riqueza de muestras encontrada en otras localidades ricas en fósiles alrededor del mundo. Pero indudablemente hay fósiles presentes en las islas de Galápagos, los cuales han sido estudiados por los paleontólogos, y tienen una importante historia que contar. Esta breve evaluación aborda el dónde, qué, cuándo, y por qué de los fósiles en las islas Galápagos, y cierra con una discusión de su potencial contribución al desarrollo de modelos sobre los orígenes…. LEER ARTÍCULO

Tiktaalik: ¿Otro “eslabón perdido”?

por Timothy G. Standish (PhD, Environmental Biology and Public Policy, Geoscience Research Institute, Loma Linda, California)

Fue Charles Darwin quien observó que “la geología decididamente no revela ninguna de tales cadenas orgánica detalladamente graduales [cadenas de variedades intermedias entre diversos grupos de organismos]; y ésta, quizás, es la objeción más obvia y más grave que se puede presentar contra mi teoría.” El término” eslabón perdido” deriva muy probablemente de esta observación. Desde una perspectiva darwinista debe haber muchos eslabones en la “cadena orgánica” que conecta todas las cosas vivas, pero su ausencia en el registro fósil hace que sean”eslabones perdidos”. Darwin atribuyó esta ausencia de formas intermedias a la imperfección en el registro fósil… LEER ARTÍCULO

Sobre Ida… y Vuelta  Darwinius masillae, ¿un nuevo antecesor humano? 

por Raúl Esperante (PhD, Paleontology, Geoscience Research Institute, Loma Linda, California)

De vez en cuando, un fósil espectacular es presentado en los medios de comunicación, aunque generalmente nunca ocupando más espacio que las noticias más irrelevantes en otros aspectos. El día 19 de Mayo fue una de esas ocasiones, en la que el fósil de un pequeño lemur fue presentado con toda fanfarria en todos los medios de comunicación. Ida (de nombre científico Darwinius masillae),2 que así se llama la criatura (una hembra), ha sido convertida por los medios de comunicación en la estrella del Hollywood paleontológico, presentada al mundo entero por medio de una minuciosa y coordinada operación de marketing, en la que hasta el alcalde de Nueva York se dio cita para desvelarlo en el Museo Americano de Historia Natural… LEER ARTÍCULO

La historia de la vida: ¿Un árbol o un bosque?

por Raúl Esperante (PhD, Paleontology, Geoscience Research Institute, Loma Linda, California)

Darwin propuso en su teoría de la evolución por selección natural que el origen de todos los organismos se remonta a un ancestro común que surgió por mecanismos naturalistas hace millones de años. Ese ancestro común debió habitar los océanos y de él surgieron los diversos Fila (o grandes grupos de animales y plantas) que representan la diversidad biológica fósil y viviente. Con esta idea Darwin proponía el concepto de monofilia u origen monofilético para todos los organismos. Darwin dedicó dos capítulos enteros (VI y XIX) de su libro El Origen de las Especies (1859) a las dificultades de la teoría de la evolución derivadas del registro fósil y geológico… LEER ARTÍCULO

El aleteo perfecto 

por Raúl Esperante (PhD, Paleontogy, Geoscience Research Institute, Loma Linda, California)

¿Pudo el sofisticado vuelo de los insectos haber surgido por procesos graduales de evolución por mutación y selección natural? ¿Cuál es la utilidad de una fracción de un aleteo? ¿Podría cualquier insecto o pájaro llegar a funcionar con un ala que es una fracción de su tamaño normal?¿Podría una versión reducida del ala servir a su propósito de trabajo? Estas preguntas son un desafío para los que aceptan las ideas darwinianas de gradualismo y adaptación… LEER ARTÍCULO

Los significados de Evolución 

por Stephen C. Meyer y Michael Newton Keas

La evolución y las teorías de la evolución son cosas fundamentalmente diferentes,” testificó el zoólogo Maynard M. Metcalf, el primer testigo experto de la defensa en el juicio de Scopes de 1925. La observación de Metcalf en el “juicio del siglo” marcó oficialmente el inicio de la discusión pública sobre los diferentes significados de evolución para los propósitos de la educación científica. “El hecho de la evolución es una cosa que es perfecta y absolutamente clara,” explicaba Metcalf, “pero hay muchos puntos –puntos teóricos sobre los métodos por los cuales la evolución ha salido a flote- para los cuales no poseemos aún conocimiento científico para tener una respuesta”… LEER ARTÍCULO

Translate »